Transportes abre la puerta a transferir los cercanías de Renfe a otras comunidades | Economía

El traspaso del servicio ferroviario de Cercanías de Renfe no tiene por qué limitarse a Cataluña. El nuevo ministro de Transportes y Movilidad Sostenible, Óscar Puente, ha abierto este viernes la puerta de que otras comunidades autónomas puedan asumir la gestión de los trenes de corta distancia, tal y como el PSOE pactó con ERC en la pasada negociación por la investidura. Puente se ha mostrado “dispuesto a dialogar” con los gobiernos regionales interesados, después de que el día antes el presidente andaluz, Juan Manuel Moreno, anunciara su intención de pedir el “traspaso integral” para cerrarlo durante la actual legislatura.

Puente, de hecho, ha ironizado sobre la petición del presidente andaluz, de quien ha dicho que contraprogramaba al presidente de su mismo partido, el PP, Alberto Núñez Feijóo, quien había criticado la medida: “Si se rompe España por ceder Cercanías a Cataluña, no sé si se romperá un poquito más si las cedemos a Andalucía”, ha dicho en el marco de unas jornadas organizadas por eldiario.es en Barcelona, concluyendo que quizás ese traspaso no pone en peligro el país, sino que aflora una “gestión descentralizada” en España.

En todo caso, el titular de Transportes ha evitado poner fecha a la culminación del traspaso y ha admitido que “el tema es complejo y va a llevar tiempo”, aunque se ha mostrado optimista, sobre todo después de haber frenado el malestar de la plantilla, que había llegado a convocar una huelga de cinco días en los servicios ferroviarios de toda España. “Había alarma innecesaria en la plantilla”, ha dicho.

Superado ese primer obstáculo, Puente ha asegurado que la transferencia del servicio se tiene que cubrir sobre tres pilares: asegurar las inversiones necesarias en la red, la operativa a través de una empresa pública que será compartida por el Estado y la Generalitat y la de la infraestructura que se pueda ceder, que es la parte más compleja, ya que hay determinadas vías que no pueden traspasarse porque superan las competencias de Cataluña. De ahí que el acuerdo político suscrito por PSC y ERC señalara que inicialmente se iban a traspasar tres líneas de Rodalies.

Antes de Puente, el presidente de Renfe, Raül Blanco, ha sido cauto a la hora de hablar del traspaso, del que ha dicho que se tiene que hacer bien porque deben convertirse en “un aprendizaje” ante la liberalización que se tendrá que dar en 2033. Oriol Martori, responsable de Transportes y Movilidad de la Generalitat, ha restado importancia al periodo necesario para llevar a cabo la transferencia y ha puesto el foco “en la clara voluntad de cooperar para mejorar el servicio” entre las dos administraciones. “Tenemos que conseguir que las líneas sean fiables y resilientes, esa es la primera etapa”, ha dicho el alto cargo de la Administración catalana.

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.

RECÍBELO EN TU CORREO