Sorteo de la Eurocopa 2024: España se cruza con Italia y Croacia | Fútbol | Deportes

La Eurocopa de fútbol de 2024 comenzará el 14 de junio en Múnich, donde Alemania, selección anfitriona, se enfrentará a Escocia. Así lo determinó el sorteo organizado ayer por la UEFA en el palacio de la Filarmónica de Hamburgo, que fijó el debut de España para el día siguiente, el 15 de junio, contra Croacia. Será el arranque del Grupo B, un corral donde se prevé que el 20 de junio España se enfrente a Italia en Gelsenkirchen y el 24 a Albania en Düsseldorf. Se clasificarán para octavos los primeros seis líderes de cada grupo más los cuatro segundos que reúnan más puntos y mejor promedio de goles. La final se disputará el 15 de julio en Berlín.

“No tenemos ni preferencias ni manías, en una Eurocopa todos los rivales son complicados”, declaró ufano Luis de la Fuente, a su llegada a la gala. La suerte le deparó un par de sobresaltos. Croacia, semifinalista del último Mundial y finalista del penúltimo; e Italia, campeona de la última Eurocopa, la que conquistó en Wembley en 2022. Exactamente los mismos rivales que España encontró —y venció— en la fase final de la Liga de Naciones disputada el pasado junio para dicha de Luis de la Fuente, que levantó su primer trofeo como responsable de la absoluta.

Frente a Italia y Croacia en la Liga de Naciones, los jugadores españoles redimieron parte de la desventura que sufrieron en la Copa del Mundo de Qatar, de donde fueron eliminados por Marruecos en octavos de final. Ahora la fortuna les ofrece una revancha agregada: Italia eliminó a España de la pasada Eurocopa en semifinales, en la tanda de penaltis.

”Sí, el sorteo pudo haber sido mejor”, confesó Luciano Spalletti, el seleccionador italiano. “Nos habría gustado un inicio más suave. Pero todos los que amamos este juego disfrutamos contrastándonos con equipos como España”. El historial de enfrentamientos de Italia con España en las fases finales de la Eurocopa sigue siendo favorable a Italia, al menos si solo se considera el tiempo reglamentario y se excluyen las resoluciones por penaltis: dos victorias, cuatro empates y una derrota. La única derrota azzurra, el memorable 4-0 de la final de Kiev, elevó a la categoría de leyenda al equipo de Xavi e Iniesta, y definió la trayectoria ascendente de la Roja en el presente siglo ante un rival que atraviesa la mayor crisis de identidad que recuerdan sus hinchas.

Italia se clasificó para esta Eurocopa de modo agónico, en la última jornada de la fase regular, tras empatar 0-0 contra Ucrania, que también cosechó diez puntos. El equipo venía de experimentar una convulsión cuando Roberto Mancini, el seleccionador campeón de 2021, abandonó el cargo para emigrar a Arabia Saudí, donde le ofrecieron el cargo de seleccionador multiplicándole exponencialmente —le ingresan cerca de 30 millones de euros al año hasta 2026— el salario que le pagaban en Florencia.

Le sucedió Luciano Spalletti. El último campeón de la Serie A con el Nápoles ha alcanzado un grado tal de sabiduría que en las secretarías técnicas de los principales clubes de Europa le sitúan entre los cinco entrenadores más capaces que existen. La mermada cantera italiana le presenta un desafío colosal. Con la retirada virtual de Verratti, en la liga de Qatar, el equipo busca referencias en una defensa por armar y gol en un ataque propenso a la sequía. Jorginho, el mediocentro suplente del Arsenal, de 31 años, y Federico Chiesa, el inagotable extremo de la Juventus, compone su indiscutible pareja de líderes en el campo.

Holanda, Francia y Austria

Albania, que mandó a Polonia a los play-offs, será el contrincante con menos cartel del Grupo B, el cuarteto que pondrá en órbita el campeonato con el España-Croacia. La cita se presenta como una nueva incógnita para los croatas, esa pandilla gobernada por dos veteranos y un matusalén que cada año que pasa recogen el guante de aquellos que cuestionan su vigencia. El viejo Luka Modric, el magistral Marcelo Brozovic, que cambió el Inter por el Al-Nasser saudí, y el versátil Mateo Kovacic, que ahora milita en el City, desmontaron a Brasil en Doha, pieza por pieza, la última vez que se inscribieron en un gran campeonato. Entonces Gvardiol era un proyecto de gran central que llegará a Alemania con dos cursos más de aprendizaje. Con su ayuda, en Berlín los croatas darán otra vuelta de tuerca a su interminable cabalgada: se las verán con Rodri y Pedri.

Ningún grupo promete más que el B. Si acaso, el D, que reunirá a Francia, Holanda, Austria y a un cuarto equipo pendiente —al igual que otras dos selecciones— de clasificarse a través de los play-offs. Francia, campeona y subcampeona en los últimos mundiales, acude a Alemania reforzada por un largo proceso de ensayo y error que ha consolidado el liderazgo de Deschamps en el banquillo y de Mbappé y Griezmann en el campo. El recuerdo de la calamitosa Eurocopa de 2022 les sirve de combustible.

Play-offs

Alemania se clasificó para la Eurocopa sin competir, tal y como manda la tradición. En el momento del sorteo celebrado ayer en Hamburgo, otras 20 selecciones, las dos primeras de cada uno de los diez grupos de la fase de clasificación, habían asegurado una plaza en la fase final. Las tres plazas pendientes de asignar se decidirán en una repesca con formato de play-offs.

El play-off se disputará entre el 21 y el 26 de marzo próximo con un esquema de tres cuadros de cuatro equipos cada uno. En el primer cuadro se medirán Polonia con Estonia y Gales con Finlandia; en el segundo, Israel con Islandia y Bosnia con Ucrania; y en el tercero, Georgia con Luxemburgo y Grecia con Kazajistán. Cada cuadro producirá dos finalistas y un clasificado con credenciales para acudir a Alemania en junio.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.